La sexualidad con la quimioterapia

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Me gustaría hablar sobre la sexualidad durante el tratamiento en la quimioterapia. Parece un tema tabú en este sector. Los profesionales te informan sobre la fertilidad, en caso de persona joven, en edad fértil, te recomiendan guardar óvulos, ya que la quimioterapia puede retirar la menstruación. Pero en el tema de la sexualidad no explican las consecuencias y efectos que produce la quimio.

Indice de contenidos

Mirándome al espejo

Se entiende, que se pase desapercibido porque cuando te dicen que tienes cáncer, en lo último que piensas es en el sexo. Os explicaré mi experiencia, aunque cada caso es personal y único, no a todas nos puede pasar lo mismo, pero tal vez os sirva un poquito para entender la situación.

Desde el momento que te diagnostican la enfermedad, entras en un mundo de angustia, nervios, miedo, inseguridad. Después viene la operación, en mi caso, un pecho con cicatriz, el otro pecho muy caído, te ves poco sexy, poco atractiva, empiezas a no tener pelo, ni ceja, ni pestañas, pálida… en fin, una interminable la lista.

¿cómo afectará el cáncer en mi vida sexual?

Los primeros días cuesta tener relaciones sexuales, entre que estas agotada psicológicamente y físicamente hay un pequeño distanciamiento con la pareja, es totalmente lógico y normal. Una vez comenzada la quimioterapia tenía muchas dudas y me preguntaba:

  • ¿Tendré deseo sexual?
  • ¿Podré tener orgasmos?

Estas preguntas no me atrevía hacérsela a mi oncólogo, así que, debería de descubrirlo por mí misma.

Sexo y quimio

Durante las primeras sesiones, en los días que me encontraba mejor, podía tener relaciones sexuales y descubrí que el deseo a la intimidad con mi pareja volvió a surgir, incluso podía llegar al orgasmo. Pero lo mejor de todo, era la sensación que me producía, me sentía VIVA. El miedo que tenía al principio, de cómo podría responder mi pareja hacia mí, (ya que me veía poco atractiva y poco sexy) desaparecieron por completo.

Una vez acabado el tratamiento, las relaciones eran muy dolorosas. Sentía una sensación de ardor e irritación. Y como cada vez iba aumentado más, decidí ir a mi ginecólogo. Me comentó que era totalmente normal, a consecuencia de la resecación vaginal que provoca la quimioterapia. Me recetó una crema y un tratamiento regenerador de la mucosa vaginal. Me fue genial, desapareció el dolor.

Consejos

Os aconsejo, que sin tener vergüenza ni miedo, ir a vuestro ginecólogo y le hagáis todas las preguntas y dudas que podáis tener. De esta manera, vuestra vida sexual será más placentera y menos dolorosa. Además, si podéis intentar disfrutar de esos momentos, porque es como inyección de energía, de adrenalina, muy positiva y la sensación de sentirse VIVA es muy satisfactoria.

lucha contra el cáncer de mama

Femi Montero

Organizadora de eventos benéficos, campañas de recaudación y venta de productos solidarios 

Otros artículos interesantes

Curabitur ut commodo amet, libero venenatis, dolor accumsan massa fringilla dapibus Ir arriba